sábado, 13 de septiembre de 2008

Francisco Máñez: Vida de un cuentista escéptico

Parece que además de su relación con los nazis, el escéptico Francisco Máñez tiene otros muertos en su armario. O eso se deduce del artículo que acaba de enviarme un lector de este humilde blog y que no conocíamos... pero vamos, que llueve sobre mojado:



FRANCISCO MAÑEZ: DE PROFESION CUENTISTA

........Es lamentable que a estas alturas, quienes Amamos el mundo del misterio, quienes decidimos libremente lo que investigar, cómo y qué investigar y optar por una conclusión al tiempo que la compartimos con otros colegas y curiosos- sea esta certera o no- tengamos que estar defendiéndonos constantemente de los ataques indiscriminados de personas que, con el pretexto de "representar la parte seria de la investigación heterodoxa", buscan la fama y la gloria apareciendo en radios y programas de televisión mintiendo, calumniando e injuriando convertidos en poco menos que en los nuevos "Judas" del siglo XXI. Uno de los ejemplos de estos carroñeros del misterio lo tenemos en el escritor- que no investigador- Francisco José Máñez Ferrer. No pierdan detalle de la parte señalada en rojo. Más abajo entenderán el por qué.
.......El caso de las Caras de Bélmez volvió a "resucitar" en 2002 gracias a las indagaciones de la Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas, posteriormente con la muerte de la dueña de la casa de las caras -María Gómez Cámara y, por último, con los nuevas apariciones descubiertas por la SEIP en septiembre de 2004.


Paco Máñez ha conseguido su sueño: aparecer en TV. Aquí le vemos en TNT

........El fenómeno de las caras ha tenido argumentos a favor, sobre su origen desconocido, y en contra apostando por el fraude. Las pruebas que se han presentado desde ambos lados han dejado mucho que desear pero la diferencia en la forma de presentarlas salta a la vista. Demostrar que un fenómeno puede estar provocado por fuerzas desconocidas, sean éstas ajenas o no a la capacidad psíquica humana, es un reto al que ni un solo investigador ha podido hacer frente. Demostrar que las teleplastias forman parte de un mundo anclado más allá del nuestro sería el descubrimiento más importante para la humanidad pues con él quedaría demostrada la permanencia de la vida tras el fallecimiento o la existencia de una forma de vida paralela y distinta a la nuestra. La tarea, como ustedes comprenderán, no es ni mucho menos fácil. Sin embargo no existe ni una sola persona que no piense, aún de forma involuntaria, en este concepto. Los investigadores del campo de la Parapsicología estudian los comportamientos de la fenomenología que se encuentran y se muestran escépticos a la hora de realizar una hipótesis explicativa, se ayudan de los conceptos que ya han sido establecidos por la Ciencia e intentan adaptarlos al campo de experimentación sin cerrar otros caminos o vías explicativas. En cambio, la otra parte, aquella que apuesta sin más por el fraude de todo aquello que viene precedido del término Misterioso (especialmente si éste no le ha sido rentable) no aporta más que un pensamiento prepotente, ignorante, destructivo, descalificativo y falto del rigor del que tanto alardean sus defensores. Creen ser Científicos de verdad pero se saltan a la torera los procedimientos que marca la Ciencia para evaluar el fenómeno objeto de estudio.
........Entre ambas partes, nace la figura del contaminador, aquel que ha soñado con ver su nombre escrito en los libros y manuales de Parapsicología, en los textos que pasarán de mano en mano y quién sabe si algún día esos libros formarán parte de una asignatura universitaria. Hombres y mujeres que han pretendido darle un sentido - más que a la Ciencia de Frontera- a su propio yo. Ególatras y fracasados cuyas teorías han caído por su propio peso y que han sido tan intragables que han terminado autoconvirtiéndose en frustrados "investigadores" que han necesitado del escándalo para volver a sentirse bien. Esto es precisamente lo que le ha pasado a Francisco Máñez (Francisco José Máñez Ferrer)

Francisco José Máñez Ferrer a la izquierda participando en una Alerta Ovni con miembros de A.V.I.P.O.

........Máñez ha sentido una gran pasión por los fenómenos paranormales, buena prueba de ello la tenemos en su propia pagina web donde podemos encontrar decenas de artículos escritos con la ilusión de cualquier principiante. Sin embargo esa ilusión -la que nos hace disfrutar de todos estos temas- nunca fue suficiente para el frustrado valenciano. Fundó AVIPO (Asociación Valenciana de Investigaciones Parapsicológicas y Ovnilógicas) en 1988 con la que pretendió revolucionar el mundo de las paraciencias. Sus propuestas nunca fueron tomadas en serio más que por un puñado de amigos que ejercieron como tal para evitar que el valenciano no cayera en la frustración de forma prematura. Quiso escribir, de hecho lo hizo. En 1997, y en vista que ninguna editorial nacional, y responsable de otras obras que él mismo había adquirido a lo largo de su vida, sintió interés por su trabajo, decidió publicar sus dos primeras obras (Cuando la razón duerme y El informe Northrop) con Editor Tetragrama (con todos mis respetos) que en ese año daría la oportunidad a un número de publicaciones no superior a 5 (por no poner un número inferior más aproximado) El número de ejemplares tampoco fue elevado

ya que en la actualidad, y sin que se hayan realizado más ediciones, se siguen vendiendo ejemplares a través de la página web Adimensional al módico precio de 15 euros. He de confesar que yo compré este libro en una comida que organizaron en Valencia los ex-miembros de la SEIP Paco Calahorro y David Garcés, y lo hice, sinceramente por que ví una montonera de ellos en el local donde comimos.

Este ha sido un libro que según Máñez, en otra comida-reunión de la SEIP a la que fue invitado en 2003, cambiará el rumbo de la investigación parapsicológica. Él mismo me contaba que era un libro incomprendido, que no estaba hecho para la mente ignorante de hoy sino para la del futuro, que había descubierto el origen de todos los fenómenos paranormales y que era el manual que todo investigador debía tener en sus manos si verdaderamente buscaba una respuesta seria a todos los interrogantes que hoy se nos plantean. Pero el discurso de Máñez al más puro estilo de "telepredicador" no ha calado jamás en la sociedad ni en el colectivo del mundillo paranormal. Probablemente seamos todos unos ignorantes como él mismo llegó a comentar. Hay que decir que en dicho libro se presenta su "famosa" Teoría del Colapso- una explicación a los fenómenos paranormales que es tan abstracta que me gustaría resumirles pero lamentablemente no es un libro que pueda entenderse en una sola lectura. No es ni mucho menos casualidad que durante la charla que mantuve con Máñez en 2003 acerca de las caras de Bélmez, éste me dijera que las teleplastias más conocidas del mundo podían perfectamente explicarse con esta teoría. Creo que lo que pretendía el "bueno" de Francisco en aquellos momentos era relanzar el libro que jamás consiguió introducir en los hogares españoles.


........Con el poco éxito de "Cuando la razón duerme" provó suerte con el "El Informe Northrop" ese mismo año y con él se desató la primera y gran polémica montada por Francisco Máñez en relación al caso Roswell de Nuevo México cuando el valenciano aseguró que el Objeto Volante No Idenficado y estrellado en Roswell no era sino el prototipo de un avión secreto que IBA TRIPULADO POR NIÑOS : "En presencia de lo que se suponía un platillo volante los tripulantes debían ser extraterrestres, los testigos no podían percatarse de lo más patente: ante ellos tenían niños. Si en principio parece inconcebible y nos cuesta encajar tal pensamiento, mucho más lo sería para las personas que vivieron directamente todo aquello. Delante de niños asfixiados (piel azulada), atacados por gases calientes y el fuego (piel gris, ojos, nariz y boca casi desaparecidos, leve pelusilla en el cráneo) y vestidos con uniformes extraños, sus mentes no pudieron aceptar lo evidente." -Texto extraido de "El informe Northrop".

Ni que decir tiene que esta afirmación, digna de ser incluída en la antología del disparate, ruborizó a todos los ufólogos españoles que áun hoy, casi 10 años después, siguen tomando la hipótesis de Francisco Máñez como la más absurda de cuantas se han apuntado para intentar explicar qué sucedió realmente en 1947 en Roswell. El libro tampoco consiguió venta por lo que se convirtió en el segundo de sus fracasos. Pero lo importante era hacer Ruido. La sociedad debía hablar de Francisco Máñez, bien o mal. Los medios de comunicación harían el resto.

La muerte de AVIPO

........Durante su mandato al frente de la Asociación Valenciana de Investigaciones Parapsicológicas y Ovnilógicas, Paco Máñez sintió verdadero interés por otros temas, especialmente por la transcomunicación instrumental: psicofonías y psicoimágenes. Dice haberle dedicado muchas horas a su estudio y fue uno de los primeros investigadores en defender que tras las psicofonías y las psicoimágenes se hallaba la mente del ser humano. Realizó junto a sus compañeros decenas de pruebas y llegó a la conclusión de que las psicofonías eran voces almacenadas en nuestra memoria y que quedaban registradas en un magnetófono ó que las psicoimágenes eran el resultado de concentrar una imagen en nuestra mente y proyectarla en una pantalla de televisión (esto vendría a ser La Teoría del Colapso). Colapsamos la información y la trasladamos a otros soportes sin necesidad de intermediar físicamente en el proceso.
Esta corriente, de haber sido cierta, hubiera revolucionado verdaderamente el mundo de la Transcomunicación, más solo era real en la mente del escritor. El intento por que su nombre apareciera al lado de otros como Sinesio Darnell, Pedro Amorós, etc... también quedó frustrado. Máñez asegura haber grabado muy poquitas psicofonías, entre ellas "estamos al otro lado de la muerte" y "no puede ser", ambas capturadas con un generador de ruido blanco, un artilugio construido por el divulgador Joaquín Abenza y que sólo ha dado resultados a Máñez. ¡curioso! Hay quienes piensan -y no son pocos- que dichas psicofonías pertenecen a su propia voz. Pero de esto en concreto hablaremos en otro artículo.

Los experimentos y procedimientos de Máñez de cara al resto de los miembros de AVIPO pudo ser lo que originó la desaparición de la asociación, la disolución de sus integrantes que no estaban dispuestos a falsificar las pruebas de los experimentos que realizaban para que Máñez pudiera sacar adelante La Teoría del Colapso y por lo tanto la venta del libro Cuando la Razón duerme. Buena prueba de ello es el siguiente correo que recibimos de uno de los asiduos colaborados de Máñez en sus experimentos de laboratorio donde dice con total claridad que el valenciano manipulaba las pruebas y los resutlados de los experimentos de forma constante para así vender su obra:

"... Máñez es ocultador de pruebas (...) intenta acloparlas a su teoría del colapso (...) se dedica a desacreditar cualquier fenómeno paranormal debido a su incapacidad (...) lo que no puedo admitir es que se falseen pruebas importantes dentro de una investigación para acloparlas a unas ideas particulares dado que esas pruebas pueden estar a favor de otros investigadores (...)

........Los irregulares procedimientos de Francisco Máñez pronto reventaron la asociación y el valenciano cayó en el pozo del olvido relegándose nuevamente a la soledad. Sus teorías no habían llegado a ningún sitio y tuvo que resignarse a la participación muy esporádica en algún programa de radio y por que guardaba relación de amistad con el presentador. Pasaron los años e Internet le dio una nueva oportunidad. Era el momento idoneo de intentar nuevamente asomar la cabeza hacia la puerta de la fama y así recuperar el tiempo perdido. La página de AVIPO expiró junto a la asociación naciendo Bitácora Internacional, un punto perfecto y propio en el que exponer todas las corrientes que en tiempos atras habían sido desechadas por los investigadores y curiosos de su época y donde ningún "mentecato" metería sus zarpas sacando a la luz los trapos sucios. Para asegurarse la "calidad" del sitio introdujo articulos de investigadores de renombre que enardecían el lugar en el que nuevas generaciones de curiosos podrían ser las presas perfectas para sus afirmaciones. Y así se mantuvo hasta que en 2003 comenzaría a elaborar su estrategia para que de una vez por todas, su nombre resonara por todos los rincones del planeta.

Bélmez: Teoría del Colapso o un fraude

........Confieso sentirme responsable de parte de toda la polémica que Máñez ha insertado en el tema Bélmez. No fue otro sino yo quien, en gesto humilde y en contraposición a lo que unos pocos desinformadores han pensado sobre la monopolización de la investigación, introdujo a Máñez en el incómodo asunto de las caras. A pesar de los ya cumplidos 35 años de teleplastias, el valenciano confiesa en el primer artículo que firma sobre las caras en octubre de 2004 que nunca había sentido curiosidad por el fenómeno hasta que en la comida de la SEIP en diciembre de 2003 asistió junto a los excoordinadores de SEIP Valencia y escuchó hablar del tema. Aquella reunión-comida tuvo como tema principal "Las Caras de Bélmez" y ante la espectación que el caso estaba volviendo a suscitar en la sociedad, Máñez vio la oportunidad perfecta para colar su nombre en medio de esta. El escritor fue recibido como uno más entre nuestros investigadores y aquel día tuve que aguantar varias horas de conversación en las que solo hablaba él ya que, lamentablemente, un enfriamiento me había dejado afónico por completo. Pero interés mostró y mucho. Poco tiempo después los entonces compañeros de Valencia organizaron una comida en uno de los barrios de la capital mencionada. Allí estaba Máñez esperándonos para sutilmente y como zorra disfrazada de cordero seguir abordando el tema de las Caras. Me explicaba el escritor cuán curioso era el fenómeno y que sería interesantísimo poder explicarlo con la Teoría del Colapso. Imagínense lo que pasaba por la mente del escritor: colocar su famosa teoría al lado del fenómeno paranormal más importante del siglo XX. Le escuché atentamente y, sin cerrar puerta alguna, tanto Pedro Amorós como quien escribe accedimos a la propuesta de investigar juntos en sucesivas visitas al pueblo. Así quedó todo y comenzamos a intercambiar opiniones en conversación internaútica para pulir experimentos futuros. En reiteradas ocasiones manifesté al valenciano mi disconformidad con su postura Colapsiana ya que carecía de argumentos suficientes como para tomarla en consideración sin más. Para Máñez el asunto de las caras era algo inédito más no le gustó que yo pusiera en entredicho la explicación que él ofertaba para el asunto por lo que de la noche a la mañana decidió cargar contra el fenómeno: Si las caras no podían explicarse a través de la Teoría del Colapso (que no dejaría de ser una explicación heterosoxa) es por que sencillamente todo era un fraude.

Aquellas palabras me sonaban tan mal y la explicación tan absurda que decidí llamar al ingeniero Joaquín Abenza para comentarle lo que "su amigo del alma" iba diciendo por los foros: "las caras están dibujadas con un pincel y agua"- a lo que Abenza me contestó que no hiciera caso de su buen amigo pues nunca había estado en la casa y lo mejor sería que las viese físicamente para quitarse ese disparate de la cabeza.


Lo que acontecía después ya es conocido por todos. La SEIP decide presentar el fenómeno públicamente y es cuando Francisco Máñez decide cartearse con los medios de comunicación que estaban invitados a la rueda de prensa ofrecida en octubre de 2004 en Bélmez de la Moraleda. Fueron muchos los periodistas que llamaban a nuestros teléfonos mientras nos dirigíamos al pueblo jienense para preguntarnos sobre un "tal Máñez" que les había hecho llegar una circular exponiendo que todo era un fraude orquestado por la SEIP.

Los periodistas que no son tontos aprovecharon el titular del individuo en cuestión para lanzar así una noticia sobre las famosas caras con polémica incluída, algo que vino "que ni pintado" al plan del escritor. Un par de fotos en la casa nueva junto a los investigadores de la SEIP y su plan había quedado consumado. El resto podía moverlo desde casa. Y así lo hizo. Acaparó la atención de los medios a los que les abrió las puertas de su domicilio como si fueran miembros de su propia familia pues de éstos dependía el colofón de su "obra". A él se unieron el periodista del Mundo Javier Cavanilles y los detractores pseudocientíficos del Círculo Escéptico que vieron igualmente la oportunidad perfecta para cargar con todas sus fuerzas sobre el fenómeno que les había plantado cara desde sus inicios.
........El tiempo pasó. Máñez, tan avispado como siempre, incitó a otros para que atacaran ferozmente a la cabeza visible de la SEIP, Pedro Amorós, mientras él escondía la mano dejando el trabajo sucio para otros que en la actualidad han sido presentados ante la justicia por atentado contra el honor del presidente de la SEIP.

Francisco Máñez y José Ferrer: La misma persona.

........Eso de cargar el muerto a otro es algo a lo que le ha tomado el gustillo nuestro ex cazafantasmas fraudulento. En el último año, Francisco Máñez ha mantenido su web Bitácora gracias al asunto de las caras. Y lo ha hecho, no por que le interesara la verdad sobre el misterio sino para preparar el terreno de lo que será en breve su cuarto lanzamiento como escritor: un libro sobre el misterio de Bélmez. Asi lo ha manifestado en alguna que otra ocasión (sin hacerse pesado por si se le ve el plumero) y públicamente. Máñez se ha asegurado que esta vez "Su Libro" sí esté en la mayoría de hogares donde es interesante el mundo del misterio. Ahora verá su sueño hecho realidad, su participación en programas de radio y televisión por fin se verá amplificada y así olvidará cuán desastrosa ha sido su juventud y experiencia en el mundo de lo oculto. Pero el libro no será un cuaderno de vivencias sobre el asunto de las caras. Como es lógico intentará desde el mismo cultivar el odio hacia los investigadores que han pasado por esa casa (incluyendo a la SEIP obviamente), explicará el fenómeno desde la perspectiva Colapsiana y todo aquello que resulte un poquito más difícil de entender será remachado con la palabra fraude. De esta forma se asegurará las ventas.


........Pero no hay nada más fraudulento que alguien como Paco Máñez que ha tenido que optar por firmar con otro nombre y apellidos aquellos artículos en los que miente, calumnia, injuria y falta el respeto como el peor de los malnacidos hacia aquellos que no le han permitido salirse con la suya: la SEIP. Por ello podemos encontrar artículos cargados de gran rabia e ira contra nuestra sociedad de investigación y contra sus cabezas visibles, y firmados por José Ferrer. José es el segundo nombre de Francisco y Ferrer es sencillamente su segundo apellido (Francisco José Máñez Ferrer) ¿entienden ahora quien es quien? Es tal su cobardía que ha tenido que rescatar a un "viejo colaborador fantasma" que nunca existió en realidad para seguir echando MIERDA a todo lo que vaya contra su propósito de vender libros y vivir del cuento. No es la primera vez que vemos a "José Ferrer" escribir en Bitacora Internacional. En plena desaparición de AVIPO, Máñez inventó el personaje para que sus textos fueran creíbles. Basta con ver el carácter de escritura coherente y refinado que en su momento tenía Don José y en lo que se ha convertido en la actualidad: poco menos que en un maleducado columnista, que dicho sea de paso, aprovecha para iniciar en sus escritos la campaña publicitaria del inminente libro sobre Bélmez. De esta forma, los lectores que accedan a su página web encontrarán que todo el trabajo sucio y rastrero lo hacen personas como Javier Cavanilles (quien también pidió su parte del pastel y quien firmará igualmente el libro junto a Paco Máñez) o los detractores de siempre junto a "José Ferrer: Paco Máñez en la sombra", mientras que Don Francisco sigue siendo un "humilde investigador" que se limita a ofrecer otras explicaciones racionales a los efectos de origen extraño.

......Francisco José Máñez Ferrer se convierte hoy en el nuevo Jose Luis Jordán Peña, el "riguroso" investigador que consiguió engañar a todo el mundo haciendo creer en los inicios del fenómeno teleplastico que las caras habían sido creadas con sales y nitratos de plata (elemento que quedó descartado en el análisis efectuado por el CSIC en 1975).
Amigo Paco... la historia te recordará tal y como tú lo has querido: como el MAYOR EMBUSTERO de los investigadores de este país. Suerte y esperemos que sepas cargar con el gran peso de tus MENTIRAS.

Y además de todo eso, recordamos que la distribuidora de los libros del famóso escéptico español es la Libreria Europa, la principal promotora de libros nazis de Europa, como ya os expliqué aquí: http://losescepticosvayatimo.blogspot.com/2008/10/escpticos-socios-de-los-nazis.html

4 comentarios:

Nemo dijo...

bravo!! bravissimo !!!, yo pertenecí al grupo avipo y todo lo que cuentas es real.Aunque hay muchas más cosas que no conoces, por ejemplo, hice un artículo sobre las psicofonías para enviarlo a la revista Mas Allá, como no tenía ni idea de como enviarlo a la revista le pedí consejo a francisco Mañez que leyó el artículo, me miró,lo arrugó y lo tiró a la papelera diciendome que el asunto "ESTABA MUY TRILLADO" así que me fuí. Cual fué mi sorpresa cuando a los dos meses vi mi artículo en la revista y con su foto en el encabezado!!!!! me robó el artículo descaradamente!!!!

uno que pasa dijo...

Respeto todas las opiniones, pero con total sinceridad, digo que la explicacion de mañez es la mas simple y probable para la "anecdota" que supone Belmez.

Entiendo que la gente tome estas cosas como la base de sus sentimientos y romanticismo, pero de donde no hay, no se puede sacar... Y de Belmez, igual que de la practica totalidad de supuestos fenomenos raros, no se puede sacar nada mas que cosas que en el proceso nos hagan aprender a sincerarnos, pero de raro, mas bien poco.

Y bueno... por lo demas, el articulo es un intento de desprestigiar a alguien a quien e prestigio parece darle igual. El titulo a mi modo de ver no esta bien elegido, porque de las cosas que he leido de Mañez, esceptico al uso actual no es, si eso dubitativo y curioso.

Lo siento por el autor en el sentido en que intenta hacer un planteamiento bastante dificil, pero bueno...

El que afirme algo increible, que lo demuestre. De mometo el unico que ha demostrado algo ha sido Mañez, y esa para bien o para mal es la realidad.

Lo digo con todos los respetos, por supuesto.

Salud

Anónimo dijo...

juas juas... "el paquito" ahora contra-ataca con su realidad del caso manises, debe de estar muy contento, ya le han entrevistado al menos 2 veces en programas/podcast de ivoox, lo triste es que habra gente que se crea toda su basura...

El Papa excéptico dijo...

Si a alguien "le robaron descaradamente" porque NO DENUNCIO EL DELITO A LA JUSTICA? que para eso está). Será porque no tiene Cojones para buscar comprobarlo y sólo se conforma con acusar desde el anonimato y que al unico que despestigia a si mismo, al mostrarlo como un Goebbels con su "miente, miente ...y algo quedará".

Este articulo es contradictorio desde su origen, pues acusa a alguien de tener afirmaciones "disparatadas, absurdas y fracasadas", pero si fuera asi, NO MERECERIA SIQUIERA hacer referencia a aquél, pues seria mas eficaz ignorarlo. Entonces, con esta contradicción, está claro que sólo pretende desprestigiar a alguien que le parece inconveniente a sus intereses "No Excépticos" y firma con un nombre que ni siquiera sabemos si es real porque es un completo don nadie, incluso mas insignificante que aquel a quien acaba de acusar de serlo.
Por supuesto, el blogger utiliza al autor cuyo articulo cita, como si de eminencia se tratase, para asi poder sustentar "su propio enfado" contra quien le esta pareciendo contrario a sus intereses, que por casualidad tambien son No Excépticos.
Tira la piedra "ajena" y esconde la "propia" mano.
...Como decian en Mejico hasta hace poco, "..no contaban con mi astucia".

La mayoria de las afirmaciones de los Excepticos son comprobables pero aquellas de los "No Excépticos" siempre estan en el terreno de las especulaciones de ficción y no son comprobables porque estan diseñadas para apelar a la lucrativa frase de sus sueños: "I want to believe" ó "YO QUIERO creer".